IMG_9868 - Copy

 

 ¡Hola!

Somos Marky y Nico, una pareja checo-argentina, cuyos caminos se cruzaron una tarde del 2010 en un pueblito de Bélgica.

Nos une la pasión por conocer y crear. Somos amantes de los viajes y de la naturaleza, por eso nos encanta la bicicleta. Es un transporte limpio, silencioso y saludable. Su andar pausado nos permite descubrir y conocer mejor la realidad que nos rodea.

Nuestra bicicleta esta hecha de bambú, un material renovable que nos ofrece la naturaleza. Su resistencia y bajo peso, su flexibilidad y belleza, convencieron a Nicolás para construir su primera Bambucicleta en el 2006. Desde entonces quedó deslumbrado por la excelencia de este tesoro de la naturaleza, al que algunos llaman el “acero vegetal”.

En el 2011 realizamos nuestro primer viaje juntos por el norte de Argentina, parte de Bolivia y Brasil, en dos bicicletas de bambú que duro casi 4 meses. Sin experiencia en largas pedaleadas y casi sin conocernos, nos aventuramos a enfrentar nuestros miedos.

Fue un viaje especial en muchos sentidos. Descubrimos la felicidad y la libertad de andar livianos, sin ataduras materiales. Nos abrimos al mundo y el mundo se abrió a nosotros. Fueron tantas las enseñanzas que el camino nos tenía preparado, tantas sorpresas y anécdotas, que decidimos contarlas en nuestro libro, para que no se pierdan en algún rinconcito de la memoria.

Ahora estamos por emprender nuevamente la ruta. Pero esta vez nos gustaría poder ir dejando una huella, compartir ideas, creatividad y experiencias. Inspirar e inspirarnos a vivir de manera sustentable y armoniosa con nuestro entorno.

Así nace el proyecto de viaje solidario Camino Bambú.  Nuestro propósito es pedalear a través del Europa (España, Francia, Italia, Austria, Hungaria, Republica Checa, Alemania), después trasladarnos al sur de los Estados Unidos y desde allí ir bajando por el continente hasta Argentina uniendo las tres Américas.

 

Durante el recorrido vamos visitando escuelitas y otras instituciones educativas y organizar talleres interactivos con la temática medioambiental. Nuestro vehiculo sigue siendo de bambú, pero ya no son dos bicicletas separadas sino una sola, permitiéndonos avanzar al mismo ritmo.

¿QUIÉNES SOMOS?

 

Markéta Čeřenová

Marketa Cerenova

¡Hola! Soy Marky. Nací el 2 de mayo del 1976 en Krnov, una pequeña pero hermosa ciudad verde de Checoslovaquia. El país que luego de la caída del muro de Berlín vi transformarse en lo que hoy conocemos como República Checa.

Desde chiquita soñaba con horizontes lejanos. Me acuerdo el entusiasmo que me causaba cada nueva aventura de Robinson Crusoe o Willy Fog en su vuelta al mundo.

A los 20 años me fui a vivir y trabajar a Italia. Lo que iba a ser sólo una temporada, se transformó en una estadía de más de 10 años.
Me especialicé en Cooperación Internacional para el desarrollo en la Universidad de Bolonia Gracias a dos becas de intercambio, pude estudiar un año en Francia y más tarde investigar sobre los niños trabajadores en Colombia. Además tuve la preciosa oportunidad de participar como voluntaria en proyectos solidarios en África.

pedaleando en África5 DSC01835

Concluidos mis estudios me fui a vivir a Bruselas en Bélgica. Pasé tres años trabajando para las agencias de cooperación, instituciones europeas y consultoras. Pero sentí que transcurrir mis horas en una oficina de frente a la computadora, entre reuniones y recepciones de gala, no era la manera soñada de contribuir con mi granito de arena a un planeta más justo.

En medio de estos interrogantes apareció Nicolás, quien estaba de paso por Bruselas junto a su bicicletita de bambú. Fue de esos encuentros fugaces que te cambian la vida para siempre.
Al año siguiente nos aventuramos en nuestro primer viaje en bicicletas de bambú. Un viaje que a partir de entonces, unió nuestros caminos en uno solo.

Nicolás Masuelli

playa, mar y cocos

 Nací y crecí en Rosario, Argentina. Siempre me gustó inventar, desde chico era mi juego. Aprender de lo que nos rodea para crear con las manos algo distinto.

Estudié ingeniería, pero decidí buscar mis propios caminos. Cuando diseñé y construí mi primera bicicleta de bambú, todo cambió para siempre. La había pensado para hacer un viaje pedaleando por Sudamérica. Pocos creían en esta idea, pero fue tan exitosa y generó tan buenas repercusiones, que gran parte de los siguientes años los pasé en el taller, creando y desarrollando nuevos modelos, apasionado por las tecnologías sustentables.

DSC03943P1020341

Ahora a mis 32 años, no puedo contener las ganas de salir a conocer el mundo desde cerca. Unir estas dos pasiones, los viajes y el bambú, encontrando otras realidades, divulgando y compartiendo lo aprendido. Quisiera que mi taller fuera móvil.

Soy reflexivo y analítico, aunque prefiero seguir los impulsos y las señales cuando se presentan. Disfruto escribir, lo hago como pasatiempo, pero con tanta dedicación que quisiera hacerlo como profesión.

Creo en el infinito potencial que todos llevan dentro, sólo es cuestión de aceptarlo y reconocerlo, liberándolo de trabas y ataduras. Nuestra existencia es transitoria, mejor aprovecharla sin clasificarla. En lugar de definirnos, simplemente seamos cada día lo que nuestro corazón nos diga.

DSC06216