En el 2006 construí mi primera bicicleta de bambú y desde entonces crear nuevos modelos se volvió mi pasión. Es un material fabuloso, crece de la tierra con una estructura perfecta, diseñado y aprobado por la naturaleza. Es liviano y muy resistente, superando incluso al acero. Su flexibilidad amortigua los golpes del camino, dándoles a las bicicletas un andar mucho más cómodo y sereno. Es cálido al tacto, y hermoso a la vista.

La primera Bambucicleta.
En el 2008 fui becado por el Instituto Nacional de Tecnología Industrial.

 

Esta bambú tándem es especial, nació para nuestra boda como símbolo de la unión que buscamos. Durante varios meses estuve corriendo entre el diseño y el armado, casi no llego a terminarla a tiempo para la fecha. Fue muy divertido salir de la ceremonia los dos juntos pedaleando, probándola recién en ese momento y viendo lo bien que funcionaba. Ya desde entonces soñábamos con usarla para hacer una verdadera travesía.

Probando la bambu tandem por primera vez.
Nuestra bici doble.

En viajes anteriores cuando íbamos en bicicletas individuales, cada uno llevaba su ritmo y su velocidad. A veces nos perdíamos de vista y era casi imposible conversar mientras andábamos.

Ahora podemos pedalear juntos, compartiendo esfuerzos y sin desencontrarnos. Mientras uno maneja, el otro puede ir tomando fotos, haciéndole masajes al piloto, o disfrutando del paisaje.
Es otra manera de viajar, aprendiendo a fluir unidos. Nos repartimos los esfuerzos en las subidas, y disfrutamos juntos las bajadas.

DSC07845
Potente y resistente
DSC07848
Mirada tierna y amigable
DSC07888
Hay amor en su diseño
DSC07902
Un sueño por compartir